Puedes escuchar aquí el audio-artículo (o podcast!):

*Este artículo es una traducción del original que escribí en euskera para el portal Etzi.pm. Puedes leerlo, AQUÍ.


No visualizo bien el principio. Suele decirse que es el verbo. En mi caso, era la soledad (emocional). Quizá la ausencia misma de este. Fue el ciclo menstrual lo que nos llevó a encontrarnos, a encontrarme, aunque poco después me di cuenta, de que aquello era la puerta hacia un nuevo universo.

La palabra Comunidad me alejó al principio, aunque sabía que allí podría encontrar sitio, un sitio. Quizá incluso uno hecho a mi medida. Sé que en aquel momento tenia poco acuerpada esa (gran) palabra y su definición. ¿Qué significa comunidad? En algún lugar de mi cabeza aquello resonaba con lo hippie, incluso la palabra secta revoloteaba por ahí. Re-signifiqué esto por primera vez en la comunidad pedagógica y virtual dedicada al ciclo menstrual (soy1soy4.com). Comprendí aquí este, y otros tantos conceptos, vivencias y trozos de mi misma. Después de 7 años de trabajo, la pedagoga menstrual Erika Irusta, decidió abrir un espacio-plataforma tierna, slow-social y calentita en donde compartir (de ella hacia nosotras y al revés) es, fue y sigue siendo el objetivo.

Han pasado 4 años desde entonces y ahí seguimos creando eso que llamamos Cultura menstrual, difundiendo la palabra, el verbo. Abriendo y compartiendo temas, procesos, heridas, vivencias. Solemos decir que sentipensamos la vida…

Somos seres bio-psico-sociales. Esto, lleva la experiencia de ser un cuerpo menstruante mucho más allá de lo fisiológico. Muchas han sido las cosas que se han revelado ante mis ojos, mi cabeza y mis tripas (también dentro de estas), entre otras que es difícil (y muy doloroso) habitar un sistema lineal siendo cíclicas. Absortas en el productivismo somos esclavas del tiempo y esto nos hace vivir en silencio, con vergüenza y escondiendo (todo lo que podemos) los daños/dolores normalizados que esta violencia lineal nos genera.

El centro de nuestra época es (parece ser): La prisa, el capital y su acumulación, lo racional, la acción, la fuerza, y siendo mujeres* además (la obligada) maternidad. Y danzamos con estas características también, por supuesto que sí. En mi caso, las siento sobre todo en la fase preovulatoria y en la ovulación. Más o menos durante 10 días. ¿Pero qué ocurre con las otras dos fases? ¿Dónde están los otros 15-17 días de ciclo restantes?

El sistema no quiere nuestra premenstrual y la misma menstruación. Las odia. Son lo contrario del Homo Economicus, antagonistas. En estas fases el cuerpo pide ritmos calmados, también nos invita a que miremos hacia dentro, para así poder darnos cuenta de las heridas que nos habitan y acogerlas. Nos pide descanso, calor, que le hagamos caso a la intuición… Pero estas características no son productivas para el capital. Por tanto, son desechadas. Y en consecuencia nosotras también las preferimos lejos, muy lejos. Pero, esto no es posible. Somos nosotras, están dentro de nuestra danza hormonal, las veamos (o no), las sintamos (o no), las acojamos (o no)… ahí están. Son tu, son nosotras. Y bajo mi punto de vista podemos aprender mucho de ellas (de nosotras en estos días). Estas dos fases contienen las claves para cambiar la cosmovisión del mundo. Lo digo con rotundidad.

Estando fuera de esta linealidad destructiva, mi apuesta es aprender a vivir en la periferia. No más guerras por llegar a la punta del iceberg. No habrá sitio para nosotras allí. Y la verdad, yo no quiero un lugar ahí. Estoy contenta abriendo brechas, detonando lo impuesto. Mi propuesta es acoger los límites, trabajar las potencialidades, protegernos cuando haga falta, y cuando se pueda, sacar nuestras voces desde la periferia. Juntas, por supuesto. Creando comunidades propias, conformadas de personas (que siendo o no cuerpos menstruantes), sepan acuerpar esta realidad.

Escuchando mis fases, después de más de 4 años de registros propios, tengo claro que nos falta cultura menstrual. Además de esto (o integrada aquí), también observo apenada que tenemos un gran vacío en cuanto a la cultura de las emociones, y más concretamente en lo que tiene que ver con heridas, cicatrices y vivencias-herida. Escucharlas/compartirlas es uno de los retos de nuestro tiempo.

El sistema nos quiere del cuello para arriba. A veces pienso si no somos una cabeza con unas manos pegadas que teclean a toda máquina. Vivimos rápido, corriendo, sin respirar. No tengo dudas de que cambiaremos la cosmovisión haciéndole caso a todo esto que nos acontece de la cabeza para abajo.

Sabemos que la realidad es (mucho) más cruel que la ficción. Algún imaginario hay sobre el ciclo menstrual, pensemos entonces cómo serán nuestros días nadando en esta linealidad siendo cíclicas….

Quizá (quién sabe), podemos encontrar recursos para crear realidades más tiernas (o ficciones como dice Preciado) entre nuestras vivencias-emociones. Nombrando sin vergüenza nuestra(s) vulnerabilidad(es) mientras navegamos las olas-emociones.

Quizá (quién sabe), descubramos las claves para esas nuevas ficciones que bailan en nuestras cabezas entre las heridas de nuestro cuerpo. Abriendo estas, quitando las viejas tiritas y dejando que el aire fresco del mar las cure.

Quizá (quién sabe), aprendamos a compartir nuestros adentros convirtiéndolos en actos políticos, nuestras cicatrices, nuestros ciclos (menstruales) y por ende, nuestros cuerpos. Necesitamos islas que nos sirvan de espejo y de descanso para caminar de la opacidad a la transparencia del cuerpo, que crearemos entre palabras, escritos y discursos-práctica.

Para quitar el capital del centro, sé que tenemos que poner nuestros cuerpos y vivencias. En estos encontraremos un universo completo lleno de constelaciones transformadoras. Si continuamos aprendiendo a crear/vivir/caminar desde aquí, crearemos una nueva cultura con los cuerpos en el centro.¡ Lo haremos!  Juntas, con nuestras comunidades cómplices.


*Las ilustraciones de este post están pintadas con sangre menstrual por mí misma. Puedes encontrar más dibujos-experimentos en LA GALERÍA.

ReproducirReproducir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies