DAI: El libro. ¡Nuestro libro!

DAI: El libro. ¡Nuestro libro!

2 Compas (Belén y yo). Unos textos compartidos que comienzan como balbuceos. 3 años de proceso. 2474 km de distancia (física) entre nosotras. Infinitos e incontables minutos de audio. Varios procesos personales tremendamente complejos entre medias. Una pandemia que nubló la noticia de que finalmente, sería publicado. Alrededor de 300 hojas de manuscrito. Y unas ilustraciones (y una cuidada maquetación) de Lucía, que embellecen cada párrafo y cada una de las hojas.

Todo esto (y el viaje que proponemos entre las letras-imágenes), es el DAI, nuestro libro, que verá la luz (y será acurrucado en tus manos, si quieres) a finales de noviembre de esta rarísimo 2020. En este post te cuento la historia de esta nuestra-Criatura-libro:

 

La semilla llega a tierra fértil

“Desmontando al Homo Economicus” (que es como se titula El libro en cuestión), nace de un encuentro fugaz (muy fugaz) entre Belén y yo. Mi querida Medusa aterrizó y volvió a despegar, desde el pequeño aeropuerto de nuestra bahía, en poco más de 24 horas. Sin embargo, aunque breve, la semilla se nos sembró dentro, entre otras cosas porque ya existía una tierra fértil que deseaba dar Vida, abonada con muchos audios, escritos y cursos compartidos que realizamos en modo Tandem. Fue como si ambas, estuviéramos esperando ese abrazo, para permitirnos abrir nuestras vísceras y volcar nuestra humilde sabiduría-acuerpada en algún lugar.

Abrimos una carpeta ubicada en alguna nube entre Suecia y Euskal Herria. Algún rinconcito-Ternura acogió nuestros sendos pajeos. Creamos una base, unas raicillas que agarraron con fuerza. Y de ahí, los textos fueron cogiendo orden, consistencia y sobre todo, alegría. Porque sí, Compa, te confieso que este proyecto-proceso, además de confrontación y (re)mirarnos algunas-bastantes cosas, me ha dado mucha mucha alegría.

 

La plantita, el agua y el abono

¿Recuerdas cuando en el cole plantábamos una lenteja en un bote de yogur? ¿Recuerdas lo que sentías cuando, entre algodones, asomaba la Vida? Los meses pasaban. Belu y yo seguíamos escribiendo en los huecos que conseguíamos rascarle al productivismo de nuestras realidades multitarea.

Durante estos años que ha durado el proceso, hemos surcado algunos charcos. Si hay algo que caracteriza la escritura de este libro (además de la distancia física), ha sido el no poderle dedicarle todo el tiempo que nos hubiera gustado. Sin embargo, ambas hemos estado dispuestas a revisar nuestras diferencias (porque amamos nuestras semejanzas), y esto, ha nutrido la tierra fértil con el abono de nuestras propias mierdecillas.

También hay muchísima agua fresca de muchas fuentes-inspiración. Compas-inspiradoras que antes de nosotras (o al mismo tiempo), conspiraron en uno u otro ámbito por los que navegamos en los textos.

 

Las ramas van creciendo

A medida que los textos crecían y crecían, vimos la necesidad de poner estructura, por lo que optamos por dividir la creación en 3 partes: El DAI (que es el acrónimo que utilizamos para referirnos al libro) comienza con la problematización de lo que consideramos (e invitamos) a de-construir, analizando detenidamente las partes de este océano inmenso que llamamos cultura o sistema. En esta primera parte observamos como el Homo Economicus (mito-metáfora que es el hilo conductor) tiene metidas sus sucias manos en todas las partes de nuestra realidad, desde lo más micro, hasta lo macro. Visibilizando como todo esto, es profundamente político y afecta a nuestras cotidianidades.

Después de un par de capítulos de transición, proponemos un montón de ejercicios y prácticas concretas para ir destripando el bicho, el HE, para ir sacando esas asquerosas manos de nosotras, de nuestras cuerpas-realidades. Y por último, planteamos algunas pistas de cómo caminar hacia esa Humana Socialis que soñamos ser.

Entre medias, un precioso relato (si, no voy a andarme con falsas modestias, es precioso y punto) acompaña la propuesta de este desmontaje, en el que contamos la historia de dos lindas viajeras que llegan a la tierra desde un planeta lleno de Vida (y hasta aquí puedo leer).

 

Las flores

Cuando ya teníamos bastante estructurado el tema y cuando nos dimos cuenta de que nuestros textos-inocentes podrían ser un libro, contactamos con una ilustradora-amiga (Lucía Calvo) para ver si le apetecía participar en el proceso. No teníamos mucho más que ofrecerle que la ilusión de participar en un proyecto conjunto que pretende tocar las vidas, rascar en las inercias del alma, para que juntas, tengamos una (nueva) hoja de ruta por la que seguir caminando hacia la ternura feroz.

Ella aceptó, y nos pusimos muy contentas. Creemos que las ilustraciones (y la cuidada maquetación) que acompañan los textos, son las flores que dan color, son la creación que lo completa, son el idioma no-escrito tan necesario para pararse a respirar.

 

El arbolito

La vida no cesa si está bien enraizada, y para cuando nos quisimos dar cuenta, teníamos un montón de capítulos que latían por ser leídos por Otras.

Creímos terminar el montaje en enero del 2020 (yo nunca siento que esté terminado, y creo que hasta que no lo tenga en las manos, pensaré que quedan cosas por agregar). Realizamos un dossier con el índice y varios fragmentos y nos dispusimos a dejar volar nuestra (asustada) criaturita. Fue la segunda editorial (Zambra-Baladre) la que, con palabras preciosas, nos dijo «SÍ». No olvidaré nunca aquel día, fue justo el día anterior a que nos confinaran por el covid, un primaveral 12 de marzo.

Desde entonces, hemos pasado meses de revisión y edición. También nos han hecho un prefacio y un prólogo maravillosos. Lucía ha terminado las ilustraciones y poco a poco se va cerrando el círculo.

 

Seamos Bosque, somos bosque

Ya no queda mucho para que llegue a nuestras manos. Ya está todo dispuesto. Además, ya he visto el fetichismo que tenemos con los libros, ya he acogido a mi impostora diciéndole que no soy escritora, que simplemente soy ensayista de mis procesos, que juntas somos creadoras de obras que pretenden dar Vida en medio de tanto caos.

Recuerdo cuando la editora nos dijo que publicarlo no era el fin, que nada terminaba, sino que era el comienzo. El círculo no se cerraría porque esto es una espiral. Un escalofrió me recorrió entera. Nada antes me había parecido tan cíclico como este proceso. Parece terminado y recién comienza.

Esto que proponemos es un punto de partida (más) para la que quiera agarrarlo, para la que desee contenerlo entre sus manos-tripas, para la que decesite un anclaje tierno y una deconstrucción cariñosa. Deseo que una de estas seas tú, porque nos necesitamos Bosque, con nuestras raíces abrazadas y acuerpadas, con las copas moviéndose bien alto alzando la Voz. Enraizadas ferozmente en nuestros cuerpos, queriendo desde aquí, ir al encuentro de esa Otra que nos está esperando.

 

Nosotras parimos esto para todas, todes (y también todos) lxs que deseen sacarse de dentro al fastidioso Homo Economicus: ese mito-muerte que nos han inoculado, eso que debemos ser para que la rueda patriarcocapitalista continúe con esas inercias-dolorosas instaladas en nosotras. Apostamos por un tiempo-nuevo, por formas de relacionarnos nuevas, que partan de la alegría, del cuidado y de la ternura. Y nos encantaría que de las brechas que están asomando, nazcan un montón de nuevas plantitas-árbol que sigan alumbrando el mundo-cultura-sistema-realidad que deseamos y que nos merecemos.

 

“Desmontando al Homo Economicus” (de Belén y Enara, ilustrado por Lucía) pronto estará en la librería de tu barrio (siempre he tenido ganas de decir esto ^^).


*La ilustración del post es una de las ilustraciones (maravillosas) del libro realizadas por Lucía Calvo (Lulumka).