Desde que inicie este viaje de observar-me (también) desde el ciclo menstrual, hace como 3 años, una de las mayores revelaciones que he tenido ha sido darme cuenta de que el mayor ‘problema’ que tenemos las mujeres, es que no nos creemos. No nos creemos a nosotras mismas, dudamos sobre si lo que sentimos es real, negamos en muchos momentos lo que nuestro cuerpo nos dice… y por ende, tampoco creemos a las demás.

Si una compañera de trabajo le dice a otra que le duele porque esta menstruando, quizá hayas oído decir a otra que no será para tanto. Si una conocida le cuenta a otra que se siente llena de ira por problemas con su compañero, puede ser que hayas oído el clásico ‘bueno, todas tenemos problemas’.

Seguro que sabes de lo que te hablo si te pregunto: ¿Has dudado alguna vez de si lo que sentías era ‘cierto’?.

Esta manera ‘normalizada’ de relacionarnos (tanto con nosotras mismas como con las Otras) puede parecer ‘casual’, aunque en realidad forma parte de una estrategia para la perpetuación del sistema-escandaloso en el que habitamos, y en el que cuanto menos sepamos de nosotras mismas, mejor (de esto hablare otro día, ¡que me lío!).

Mi llegada a los feminismos-teóricos coincide con el comienzo de mi viaje interior-practico utilizando como (maravillosa) ‘excusa’, el ciclo menstrual. Lo hice de la mano de mi querida Erika Irusta y su ‘Camino Rubi‘ (que por cierto, orgullosisismamente te cuento en plan chascarrillo, que es Madrina de este bebe-proyecto). Ella, era un Ser virtual que me contaba cosas en su ‘newsletter’, y yo, leía atenta sin que pudiera comprender todo, a pesar de que mi cuerpo vibraba (y vibra) siempre al son de sus palabras.

Así fue como comencé a observar lo lejos que estaba de Cuerpo, lo poco que sabía de él (que soy yo misma) y de como esto afecta(ba) a mi forma de vivir. Poco a poco fui registrando mis fases y ciclos (pronto te contare como lo hago) y descubriendo que cada una de las mujeres-mutantes-bitxitas que soy, guarda en cada momento del ciclo sus propias potencias y debilidades, y que todas las que soy, tienen deseos diversos y necesidades variadas. ¡Se me abrió un Cuerpo-Mundo!

Hace ya casi 2 años, Erika (faro luminoso y feroz en mi camino) puso en marcha la Comunidad Soy1Soy4.com, lugar que ella anunciaba como espacio en donde dar cabida a nuestras vivencias como Cuerpos menstruantes. Hoy puedo decir que ese espacio virtual cambio mi vida y lo sigue haciendo cada día. Así dicho pareciera que estoy ‘vendiendo’ algo mágico, publicitando de forma sutil ese ‘trocito de utopía’ que todas necesitamos para seguir viviendo en este mundo-realidad que nos ha tocado vivir. Más allá de historias mágicas y de conexiones nutritivas (que las hay y son tremendas), lo que descubrí en la Comunidad (y con lo que sigo maravillada cada día), es la fuerza, arrojo, vulnerabilidad, complicidad, empatía, capacidad de crear, contención y …..(un montón más de adjetivos molones) que tenemos las mujeres unidas, y la fuerza poderosa que una siente al ser parte de la construcción (de pensamientos, de teorías, de prácticas…) dentro de un colectivo.

Mi participación en la Comunidad ha sido el comienzo hacia mi proceso de creerme y de poder así integrar vivencias que me han ocurrido y que me ocurren. También de creer a Otras mujeres, saber de ellas y de darme a la experiencia de ‘ponerme en otros Cuerpos’. Por lo que me parece imprescindible y tremendamente necesario que entre nosotras tejamos alianzas con las que podamos compartirnos e ir transitando ese camino en el que (por fin) NOS CREEMOS.

A estas alturas, está bastante claro que el sistema-mundo-realidad heteropatriarcal, capitalista y ….. (todo esos adjetivos chungos) en el que habitamos, no hará nada de esto por nosotras. Las cosas parecen estar cómodas para algunos y todo sigue girando (más o menos) en la misma dirección. Por esto, bajo mi punto de vista (y vivencia corpórea), la verdadera revolución está en unirnos, crearnos, recrearnos y acompañarnos hacia ‘Esa Vida que Merece Ser Vivida’ (que para cada una será de una forma, claro). Por cierto, esto no lo digo, hace decadas que los feminismos trabajan en esto, solo que yo no hace tanto que lo he descubierto.

Por tanto mis propuestas teórico-corporales al hilo de todo lo anterior son las siguientes:

  • Encuentra una cómplice (o dos o tres), con la que te sientas a gusto y con la que puedas hablar en confianza sobre cómo estas. Puede ser de forma virtual, te aseguro que es una forma valida y con la que como te he comentado al principio, yo comencé (y continuo) en mi proceso de hacerme palabra y creerme.
  • Apúntate a algún colectivo/asociación/circulo de mujeres que realice actividades en tu zona, vincúlate con ellas y date ese tiempo para ser parte de algo.
  • Forma un grupo (que quizá en el futuro termine siendo un colectivo) en el que poder ir desarrollando y trabajando los temas que te/os interesen.
  • Asiste a algún curso, charla, taller de algún tema que te resuene relacionado contigo y con tu Cuerpo, y déjate atravesar (*Mas abajo te cuento un notición :D)

Como ves, aunque este articulo iba dirigido a porque abrir espacios para hablar de menstruación (lo cual considero fundamental dado que la menstruación, como muchos otros temas relacionados con los cuerpos vulnerables, aún es un tema tabú) en realidad, de lo que se trata es de generar espacios en donde tu Cuerpo sea okupado (con k) por ti y en donde tengas la oportunidad de ir encontrándote (además) en el mágico espejo de las Otras.

Por tanto, abrir, participar o generar espacios (siempre seguros y libres de juicios, tanto de manera formal como informal) en donde podamos compartir nuestras vivencias, sentires, realidades y fantasías, que sirvan como forma de comunicarnos para creernos, para validar nuestras vivencias y sobre todo para darnos cuenta de que muchas situaciones que vivimos las mujeres son similares, es re-evolución en nuestras vidas y modifica nuestras realidades. En mi caso así esta siendo, y estoy realmente feliz de ello.

Y tu… ¿tienes alguna propuesta con la que Creer-nos y seguir así Creándonos?


*El 3 y el 4 de Noviembre están (y ahora ya estamos) organizando unas jornadas para la autogestión corporal en Donostia :D, y allí estaré dinamizando el taller del viernes. ¡Me hace tremenda ilusión! Tienes mas información AQUÍ (el blog esta en euskera, si necesitas traducción contactame con toda confianza)

¿Te animas? ¿Nos vemos allí? ¡Ojala que si! 🙂

(Las inscripciones se abrieron el 20 de septiembre: [email protected])