Si nunca antes habías leído sobre lo revolucionario de registrar tus ciclos, has llegado al sitio adecuado, aquí te cuento por dónde empezar. Te aseguro que observar tu cuerpo, tus ciclos y sus fases es tan apasionante como tú misma. ¡Vamos allá!

Como te cuento aquí, el mundo en el que vivimos deja poco espacio a la condición cíclica de los cuerpos menstruantes, por esto considero tan importante ir (re)conociéndote y sabiendo cuáles son tus deseos y necesidades, y de qué forma cuidarte más y mejor en cada una de las fases que transitas durante el ciclo menstrual.

En este artículo encontrarás: una introducción al ciclo menstrual, el porqué es necesaria la perspectiva cíclica y también una aproximación a las fases del ciclo. En artículos siguientes iré adentrándome en el tema y te contaré cómo ha sido (y sigue siendo) mi registro.

Aquí encontrarás pistas, únicamente faros que pueden guiarte en tu propio camino, porque recuerda siempre que ¡CADA CUERPO ES UN MUNDO! 

CICLO MENSTRUAL

El ciclo menstrual es el ciclo que vivimos los cuerpos menstruantes cada aproximadamente 28 días. Aunque de entre la poca información que nos han dado, han insistido en esta duración, en realidad, la media está en 26 días pudiendo ser de entre 22 y hasta de 35 días.

A grandes rasgos, durante estos (aproximadamente) 28 días, tu cuerpo es habitado por unas determinadas hormonas, que van y vienen, las cuales se encargan de crear esta espiral que se ve reflejada en dos fases principales: la fase folicular (en la que las hormonas se encargan de estimular los ovocitos) y la fase lútea (en la que las hormonas preparan el cuerpo para la menstruación). Dentro de estas 2 grandes fases, podemos dividir el ciclo en 4 fases o arquetipos que te cuento más abajo en este mismo artículo.

Quizá en un principio, y dado que apenas nos han contado bien poco (o nada) de todo esto, el tema de las hormonas puede parecerte un poco abrumador (a mí me lo parecía con esos nombres tan extraños que tienen), si es así, te recomiendo que continúes con ‘la practica’ y poco a poco, iras integrando la teoría.

PERSPECTIVA CÍCLICA VS. PERSPECTIVA LINEAL

Como te cuento aquí, nuestros cuerpos están atravesados por el entorno cultural en el que nos habitamos, es muy importante tener esto presente para poder mirar así no solo a nuestro interior, sino también para poder observar detenidamente cómo es leída esta danza de hormonas (y nuestras correspondientes montañas rusas) en el lugar en donde movemos nuestros cuerpos.

En este mundo, la forma de funcionar que nos enseñan y que aprendemos es la lineal, fundamentalmente porque ésta es la forma más productiva (o eso se nos ha hecho creer) y por tanto es la forma aliada del capitalismo. Es por norma la manera de los cuerpos normativos-masculinos (o quizá también nos lo hayan hecho creer) y durante años ha sido el impulso a parecernos a ‘estos cuerpos normativos’ lo que nos han vendido como la única forma de vida posible.

Así es como también nos han ido alejando de nuestros cuerpos y nuestros ciclos. Hemos sido conquistadas y colonizadas por el capitalismo, lo lineal, el igualitarismo (o la uniformidad) y por todos esos estándares tan estrechos que hacen que ‘debamos’ dejar algunas de las que somos durante nuestro ciclo fuera de nuestra existencia, y por tanto, cortarnos trozos que no parecen caber en la realidad en la que el capital es quien manda.

No obstante, los cuerpos menstruantes atendemos a una ciclicidad, la nuestra, la de cada cuerpo, que se rigen por patrones hormonales que aunque diversos, atienden a una danza concreta. Si vamos viendo como atendemos esta ‘condición’ mas allá de intereses neoliberales, puede ser una buena forma para okuparnos de nuevo. Está siendo mi forma, y por esto, es la que te cuento.

La perspectiva cíclica es potencia y pura revolución, es una forma para cuestionar el afuera, para observar-te dentro y para analizar lo colectivo desde ahí. Por esto te animo a que comiences con este proceso que te acercará a tu cuerpo y con el que comenzarás a descifrar el maravilloso jeroglífico que eres.

Seguro que sabes que no eres lineal, pero …. ¿sabes cuántas eres? ¿reconoces tus cambios? ¿eres consciente de lo que genera en ti esta danza de hormonas? ¿y de cómo esta danza es leída desde el entorno en el que te mueves?.

Cada cuerpo es diferente, por esto es tan importante que tú puedas comprender/leer/investigar/registrar y así cuidar el tuyo. Lo que tienes aquí abajo son claves generales para conocerte un poco más y para poder comenzar con esta perspectiva cíclica que te propongo.

 

Aunque recuerda (una vez más, si, llámame cansina si quieres) que tu cuerpo no es general, ¡sino ÚNICO!

 

INTRODUCCIÓN A LAS FASES

Durante estos ciclos que transitamos desde la primera menstruación (menarquia) que ocurre entre los 8 y los 14 años, y que nos duran casi 40 años de nuestra vida, somos esa danza de hormonas que hace que nos vivamos (sintamos, actuemos, pensemos…) de formas diferentes según la fase que transitemos, y que por esto, tengamos diferentes necesidades, deseos y formas de estar en el mundo en cada una de ellas.

Como te decía al principio, si dividimos el ciclo menstrual completo en 4 fases (o arquetipos), veremos cómo cada una de ellas tiene sus propias luces y sombras. Esta son las fases a grandes rasgos:

  • ❄️ MENSTRUAL (o Menstru, como a mí me gusta llamarle): APROX. desde el día 1 hasta el día 6.

Esta fase es la mas visible del ciclo, podemos reconocerla fácilmente dado que nos trae el sangrado. El día 1 del ciclo es cuando comienza la sangre roja y tendrá una duración aproximada de entre 3 a 6 días.

Desde la perspectiva de la naturaleza cíclica puede ser vista como el invierno, tiempo en el que la tierra descansa, hiberna y se prepara para un nuevo re-nacer. Es buen momento para descansar (todo lo posible), bajar el ritmo, estar en la cueva e incluso si puede ser, hacer nada (que es todo un Arte).

Culturalmente es una fase invisibilizada y/o medicalizada, como dice Teach E.(*) cada vez parece más que descansar es un privilegio, cuando en realidad es en esos momentos cuando tenemos la oportunidad de re-iniciarnos.

En el calendario lunar vendría a ser Luna nueva: Oscuridad ?.

  • ? PREOVULATORIA (o Preovu): APROX. desde el día 7 hasta el día 13.

Los estrógenos suben en nuestra química hormonal y nos sentiremos enérgicas y con ganas de comernos el mundo. Para gestionar esta energía a mi me hace bien hacer deporte y mover el cuerpo.

Desde la perspectiva de la naturaleza cíclica puede compararse con la primavera, momento en el que los brotes comienzan a salir y somos una explosión de energía renovada.

Culturalmente podría decir que esta fase esta ‘bien’ leída, somos productivas y esto hace que encajemos en el entorno. Aunque cuidado, ser una mujer demasiado echada pa’lante y demasiado autónoma no es algo… ejem… ya sabes, que te voy a contar. Es buen momento para hacer gestiones en el ‘patrix’ (**), leer sobre temas técnicos y comernos el mundo sin empacharnos (porque recuerda, el ciclo continua!).

En el calendario lunar vendría a ser Luna creciente: Poco a poco va asomando ?.

  • ? OVULATORIA (u Ovu): APROX. desde el día 14 hasta el día 20.

Durante esta fase comienzan a bajar los estrógenos y nuestro cuerpo comienza a segregar progesterona, este es el momento en el que ovulamos.

Desde la perspectiva de la naturaleza cíclica, puede compararse con el verano, momento en el que los campos están verdes, los frutos maduros y el sol brilla en lo alto.

Durante esta fase estaremos sociables y con ganas de compartir, podemos además encontrarnos con ganas de cuidar y acoger, al fin y al cabo, es una de las cosas que más a fuego hemos aprendido. Por lo que es interesante poner el foco en cuidar-nos y acoger-nos para no diluirnos con el entorno.

Culturalmente es junto con la Preovu, la fase ‘mejor vista’. Como te digo, todo lo que relacione mujer y cuidados para el sistema es como ‘ha de ser’. En esta fase prestar atención a cuanto cuidas y cuanto te cuidas es una observación interesante.

En el calendario lunar vendría a ser Luna llena: La luz de la luna en su máxima expresión ?.

  • ? PREMENSTRUAL (o Premen): APROX. desde el día 21 hasta el día 28.

Esta es la fase seguramente menos comprendida en el mundo-lokete que habitamos. En ella transitamos el camino hacia la cueva ayudadas de la progesterona, hormona que nos calma y nos relaja (siempre y cuando dejemos que lo haga).

En la naturaleza cíclica podemos compararla con el otoño, momento en el que las hojas caen y todo se prepara para transitar hacia el invierno.

Culturalmente es la fase peor considerada, en mi opinión porque en el patrix la introspección no esta considerada como potencia para la propia creación de la Vida. Y en esta fase, es lo que el cuerpo nos pide a gritos. No se tiene en cuenta que en las sombras de cada cual es donde encontramos las luces para seguir adelante de otras formas. Por tanto es buen momento para sumergirse en nuestro mundo interior y ver cómo estamos.

En el calendario lunar vendría a ser Luna menguante: Poco a poco va llegando la oscuridad de nuevo ?.

 

En este dibujo (hecho de base con sangre menstrual ?, los colores no claro ?) ves las fases coloreadas:

 

¡Como ves hay mucho por escarbar! Y con esta primera identificación de las fases, quizá puedas comenzar a identificar algunas características en ti. De todas formas…guárdate cerquita este post, que en el próximo te contaré como he ido reconociéndolas en mí y como he ido registrando durante estos años para poder acercarte así a mi viaje completo al ciclo menstrual (y a mi Cuerpo divino) ?

DESDE AQUÍ ACCEDES A LA SEGUNDA PARTE DE ESTE POST.

??Si te gustaría que tratáramos todo esto en directo (y con nuestros Cuerpos divinos cerca), ¡podemos ENCONTRARNOS! Desde aquí accedes a mi propuesta.


(*) Teach E.: Erika Irusta (Pedagoga Menstrual)

(**) Patrix: Termino acuñado por mi querida Playa_Medusa, que hace referencia al Matrix (como en la pelí) con la primera silaba cambiada para poner el foco en que la realidad es patriarcal.