Ay, Fuego

Ay, Fuego

Fuego, fuego, fuego… ¿Cómo hacer para que depures sin quemar? ¿Hay más abajo en el Inframundo?

¿Hasta dónde? ¿Hasta allí es a donde me dirijo?

¿Qué más he de depurar? ¿Filtrar? ¿Renovar?

Pienso en el ave fénix que renace de sus cenizas,

pienso en si en las cenizas, al cabo de un tiempo y en contacto con la tierra y el agua,

algún lindo gusanillo nacerá.

Yo más que ave fénix me supongo gusanillo, y está bien así.

También estaría guay tener unas alas grandes y blancas para volar y mirar desde arriba.

Con toda la perspectiva de quien sabe que volverá a caer,

volverá a arder, volverá a ser gusanillo, y quien sabe si, algún día, incluso le crezcan unas alas brillantes y blancas.

Así me imagino, así me siento.

Y no por querer tener vuelos grandilocuentes, sino suficientemente altos como para mirarme (y mirarnos) con la perspectiva,

insisto,

de quien sabe que volverá a caer, que volverá arder.

 

Ay, Fuego, depúrame sin quemarme…

Depúrame y que sea disfrutón.

Depúrame a cada ciclo, menstrual o de Venus o de la Luna, sígueme depurando.

Ahora sé que, además, Lilith está cerca.

Desde abajo, siendo gusanilla o desde arriba siendo ave fénix,

es dónde sé que hayo las propias pastillas de encendido de las fogatas que (se) vienen,

que son los que me animan a seguir encendiendo chispas que son energía para seguir caminando.

¿Bucle o espiral?

Deseo que sea lo que sea, sea disfrutón, ese es mi deseo.

Porque doler, dolerá.

El enfado, la rabia, la ira acumulada, por las que quemaron, por las asesinadas, por las que no están entre nosotras, por la Tierra, por los árboles, por la lluvia que escasea, por todas esas violencias, ... seguirá aquí.

Y tendrá que arder, tendremos que soltarla, o implosionar,

y a mí, que quieres que te diga, me va más lo de soltar, y si es accionando, mejor.

 

Ay Fuego, llévate lo que no necesito, lo que (me) daña, lo que ya no me sirve, las comparaciones, los juicios,

los pensamientos chungos, y dame pastillas (de encendido) para seguir.

Para seguir creando realidades más tiernas y cuentos amables que se conviertan en realidad.

Y ya si puede ser, que sea todo disfrutando.

¡Brindo por nosotras cuando el sol se esconde tímido entre las nubes por detrás de Jaizkibel!

 

En Irun, anocheciendo. Premen día 21. 23 de junio del 2022.

 


*La foto de este post es la belleza de un cielo que tengo el honor de ver a menudo, que he podido capturar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies