Nuestros coños no son el problema

Nuestros coños no son el problema

Si me has leído antes, sabrás que hay un lugar en el mundo que ha cambiado mi Vida. Mi cosmovisión de la realidad se ha ido modificando durante estos casi 3 años en los que he tenido la maravillosa oportunidad de participar (y continuar haciéndolo) en la primera comunidad sobre ciclo menstrual de Teach E. (Soy1Soy4.com). Es un lugar en medio de ninguna parte y a la vez, una poderosa red que vamos creando y que ya da varias vueltas a la Tierra. Lugar seguro en el que la experimentación es el centro mismo, el de cada una de nosotras, en el que con nuestros balbuceos hechos palabras, vamos al encuentro de las Otras.

 

Hagamos un akelarre

El año pasado decidimos y nos coordinamos para trascender lo virtual y ponernos Cuerpo. Fue un viaje mágico a tierras pirenaicas en el que nos compartimos en carne y humores y este año, hemos vuelto a hacerlo. Hoy, aún me pellizco pensando si ha sido un sueño y me doy cuenta de que no, de que ha sido una realidad contenida, cuidada, llena de oxitocina, conversaciones que me van a dar para meses de reflexión y abrazos que van a perdurar en mí para siempre.

Mujeres haciendo Historia, conjuntando realidades diversas con el único fin de compartirnos. Abrazando nuestros límites y dando rienda suelta a nuestras capacidades. Abiertas a lo que acontece, dispuestas a poner nuestros corazones en el centro y a crear en colectivo una de las resistencias más reales de las que haya participado antes. La resistencia de los Cuerpos con Vulva, de las heridas aireándose, de los límites que son vulnerabilidad en directo y que hacen crecer nuestras alas, del más feroz de los akelarres posibles.

 

No somos excepcionales

No. No lo somos. Quizá, lo único extraordinario sea que todas sabemos que estamos heridas, nosotras y nuestras ancestras, y que vamos sabiendo que desde ahí, desde nuestros más oscuros abismos, es desde donde podemos construir los valles más verdes que jamás hayamos imaginado, en donde por fin, descansar juntas. Llenos de húmeda vegetación que emana vida, con grandes paredes de piedra caliza por donde si es necesario escalaremos juntas y en donde además, se nos ha regalado la experiencia asistida y amorosa que entre platos veganos y sonrisas alegres se nos ha hecho tangible en el albergue y en nuestra querida anfitriona R. (si me lees, infinitas gracias por todo).

Han sido 4 días. Aunque en realidad, a mi hoy, en esta resaca post aquelarre me han parecido 4 meses. Talleres casi improvisados, descubrimientos entre juegos, magnificas cuevas con forma de coño y conspiraciones sangrientas, risas en cada conversación, algún que otro momento de crisis en el que el cuidado es lo único importante y muchos procesos en relación que han sabido que este lugar creado en colectivo es agua fresca de mar en donde confirmar que esto que me pasa, no me pasa solo a mí.

 

Los cuerpos (sin cuerpos) de la represión

La última mañana nos ocurrió algo tan surrealista que merece este artículo. Nos quedaban unas pocas horas juntas y por fin salió el sol como la más brillante invitación de que la playa era nuestro destino. Consensuamos ir a una que nos pareció salvaje y nos dispusimos a la correspondiente excursión de bajada a la misma. Casi 20 minutos de descenso en donde la brisa ya nos indicaba que el mar nos estaba esperando. Llegar y desnudarnos, sin titubeos, sintiéndonos en Casa, junto a esta familia elegida.

Todas se fueron a bañar y me regalaron la postal más bella que podía ver. Brujeres(1) riendo y jugando con olas, con sus carnes al aire y con el agua del mar recorriendo sus cuerpos divinos. Me quedé enamorada por unos minutos, sentípensando en la fuerza subversiva que tenía aquella acción, reflexionando sobre como aún sin tener esa intención, aquello era un regalo que (también) le estábamos dando al mundo.

Observamos algunos otros cuerpos desnudos y nos regocijamos en este acto tan simbólico que es el nudismo. Comimos frutos secos mientras le dimos forma a cómo nos volveríamos a encontrar el año siguiente. Y entonces, dos agentes del cuerpo sin cuerpo realizaron el descenso correspondiente para (intentar) reprimirnos:

  • Buenos días. ¿Son ustedes de aquí?
  • No, no, que va….
  • ¿Y de dónde son?
  • Bueno… ¡De muchos sitios!
  • Venimos a informarles de que hemos recibido llamadas porque esta playa no es nudista.
  • O.O

 

¿Llamadas? ¿¡EN SERIO?! Ya… sisisisisii, que el problema más grande que social-mente tenemos y el que merece ser ‘controlado’ es que un grupo de mujeres haya decidido desnudarse en una playa salvaje… Claro… No señoro agente (ni la persona que llamó, ni todas las que pueden pensar esto), el problema no son nuestras vulvas desnudas, es la limitación de sus ojos para ver esa escena en la que la libertad se mezcla con la brisa salada para dar lugar a la belleza mas visceral y auténtica que pueda encontrarse. Nuestros cuerpos desnudos ponen en evidencia los límites propios de quien no quiere verse y la energía que emanamos juntas, huele a revolución alegre desde la otra punta del mundo.

En medio de todo esto, Playa Medusa (que siempre esta conmigo y creo que ya hasta nos comunicamos telepaticamente) nos regaló este texto con el que nos invita a que la vida descanse: Oración por un Cuerpo.

Para mí, llegar al nudismo ha sido un viaje de años y años de pequeños pasos, un proceso paralelo a conectarme conmigo y a ir desnudándome de carnes para dentro. El valor de alcanzar nuestras libertades (siendo estas un poderoso equilibrio entre nuestras limitaciones y nuestras capacidades), de hacer de una vez por todas lo que nos sale del coño, es subversión auténtica, y esto es lo que esta policía sin cuerpo pretendía reprender en nosotras…. Y mire señor agente, ¡Pues va ser que no! Nos pondremos las bragas, pero no conseguirán que abandonemos esta tierna y feroz revolución.

 

Fui sin expectativa ninguna a este viaje mas allá de encontrarme con las Compas y compartir, y he vuelto con la poderosa sensación de lo necesarios que son los activismos que cada una realizamos día a día con nuestros Cuerpos y Vidas, y de lo imprescindible que es que nos vayamos encontrando, porque las mujeres juntas molamos mucho.


(1) Mi querida I. siempre me regala palabras perfectas

*La imagen: el Camarín de las Vulvas (El arte rupestre de la cueva de Tito Bustillo)

NosotrAs y la Ginecología

NosotrAs y la Ginecología

Para estar contándote esto, han tenido que ocurrir múltiples conjunciones, y en esta aventura que hoy te traigo (en formato de serie, al más puro estilo HBO), todas las estrellas se han alineado de forma mágica. Como sabes, desde hace casi 3 años participo en la Comunidad Soy1Soy4, este espacio me ha dado cientos de oportunidades para crear, expresarme, mostrarme y también para acercar realidades con Compas que aun estando relativamente lejos, conectamos desde el Corazón. Aunque esta temporada (spoiler alert), va de una de estas que no estaba tan lejos…

Temporada 1

Episodio 0 – Prueba piloto (Nos ponemos cuerpo)

Nosotras. Ione y yo, que nos saludamos por primera vez de forma virtual en la Comunidad y que a los pocos meses nos pusimos cuerpo. Recuerdo bien aquel momento, era la concentración del día del Orgullo y ella se acercó a mi para preguntarme sí yo era Enara, le dije que sí y nos abrazamos tímidamente. (Des-virtualizarse es un temón. Otro día te hablaré de esto). El caso es que aquel mismo día descubrimos que éramos (y somos) vecinas (si, si, vecinas del barrio) y que nuestras realidades físico-corporales estaban muy cerca. Mucho más cerca de lo que en aquel momento podíamos imaginar.

Quedamos varias veces para pasear con Maia (la peluda con la comparto mi vida) y así, casi sin querer, fuimos viendo como a cada paso de aquellas caminatas por los montes cercanos, nuestras realidades convergían en un camino (también) común. Entre las conversaciones fuimos creando una relación ‘a braga quitada’, hablábamos de nuestras vidas, inquietudes y mucho-mucho sobre el ciclo menstrual en nosotras. Poco a poco forjamos una de esas relaciones que por aquel entonces yo prácticamente solo sabía tener virtualmente, y juntas, nos apuntamos a la formación on-line sobre ginecología autogestiva de las comadres-tremendas Vulva Sapiens, colectivo que allá por tierras mexicanas, está desarrollando una fascinante revolución de autocoñocimiento.

Episodio 1 (La primera experiencia colectiva)

Terminamos el curso, y ambas nos quedamos con ‘el pendiente’ de la parte práctica de la formación. Entonces, Ione tuvo la fantástica (y retadora) idea de traer a una amiga suya que había acompañado en procesos de exploración colectiva y así, conjuntamos un encuentro al que acudimos unas 7 mujeres con ganas de llevarnos las manos a la vulva juntas.

Tampoco olvidaré aquel momento en el que con el espéculo en la mano, nos miramos y nos vinimos arriba siendo las primeras del grupo en animarnos a la exploración. Aquel encuentro fue un antes y un después en mi vida. Quizá pueda resultar exagerado, aunque para mi, adentrarme en el fascinante mundo del cervix y las cavidades internas, fue entrar en mi propio universo oscuro, desconocido y a la vez esclarecedor.

Me costó días asentar lo que viví. Me sentía poderosa de saber que gran parte de mi salud ginecológica (al menos, la básica) estaba literalmente en mis manos. Me sentía conectada al haber accedido por primera vez ‘tan hondo’ dentro de mí. Me sentía feliz, por haber podido compartirlo con otras Compas y me sentía aún mejor, sabiendo que estaba dando mi primer salto a lo colectivo-horizontal y que además, estaba arropada en esto.

 

Episodio 2 (La creación de BulbAhizpak)

Aquel primer encuentro no cayó en saco roto. Al revés. Fue el comienzo ‘oficial’ del viaje que hoy te vengo a contar. 4 de las 7 mujeres que participamos decidimos volver a quedar, y en aquella segunda cita, nació (muy tímidamente) el colectivo que llamamos ‘BulbAhizpak’, que en euskera significa «Hermanas de Coño». Las cuatro mostramos nuestros intereses, nuestros miedos y le dimos forma a lo que queríamos conseguir con el grupo.

Hoy en día mantenemos el colectivo-laboratorio. En este 2018 ha crecido y ahora somos 7 las participantes. Seguimos la misma dinámica de juntarnos 1 o 2 veces al mes para investigar en colectivo los temas que nos laten y nos interesan, tanto teórico-filosóficos como práctico-exploradores, siempre acompañadas de ricas infus y meriendas.

 

Episodio 3 (Eva nos tira el anzuelo y nosotras lo cogemos)

Hay otra Compa-estrella imprescindible en esta historia, ella es Eva y vive en tierras Londinenses. También ella hizo la formación de las Vulva Sapiens y aprovechando el primer encuentro-corpóreo de las Compas de la Comunidad y las ganas que ella tenía de hacer esta exploración en colectivo, nos lanzó (muy sutilmente) la propuesta de hacer un taller durante este encuentro (siempre estaremos muy agradecidas por esto, querida Eva-Txerif ;)).

Hicimos el taller (¡vaya que si lo hicimos!) y fue un regalo de esos que no olvidaré nunca (otro gracias a cada una de las que estuvisteis allí). Las Compas se mostraron receptivas e ilusionadas con el experimento, y al terminar, nos dejaron palabras-impulso que desempolvaron nuestras alas y nos ayudaros a abrir definitivamente la puerta hacia el mundo de la ginecología autogestiva.

 

Episodio 4 (Nos tomamos en serio el juego)

De aquel primer taller salieron otros en los que poco a poco vimos la potencia de la propuesta, con los que a base de jugar muy seriamente, fuimos observando las reacciones de las mujeres que pasaban por estos y validando así nuestro trabajo. A esto le siguen reuniones (que se han transformado hace poco en reuniones-comida con un tiempo para hablar sobre cada una de nosotras y con otro tiempo para seguir con el proyecto), kilos de papeles borradores llenos de ideas, más perru-paseos inspiradores (que por cierto, dicen los emprendedores 2.0 que paseando es como mejor se desarrollan las ideas. Nosotras lo hemos comprobado, si) y también un proceso completo de desarrollo de la idea inicial en KoopFabrika (proyecto que acompaña a la creación de cooperativas basadas en la economía social y transformadora en Euskal Herria)… y con todo esto…

 

Episodio 5 (Nace Ara!Gorputz)

Va tomando forma la asociación que hemos llamado ‘Ara!Gorputz’, con la que queremos reunir proyectos y programas que pongan los cuerpos (principalmente periféricos) en el centro, con la que queremos dar alternativas al dolor normalizado, con la que queremos crear realidades mas tiernas a base de ponernos en el centro. Por supuesto, Viviendo en cíclico es uno de estos. Además, está la formación estrella de la ginecología autogestiva (o el autocoñocimiento) y estamos preparando para el futuro un programa para los colegios sobre diversidad sexual y otro relacionado con formación en economía feminista.

El nombre es un juego de palabras. En euskera ‘Ara!’ es una expresión de sorpresa (como, ¡Alaa!) y a la vez, es el comienzo de ‘arakatu’ que significa explorar. Y ‘gorputz’ significa cuerpo, por lo que nos sorprendemos y exploramos nuestros cuerpos al mismo tiempo. Esta chulo, ¿eh?

Aquí nosotras y las Vulvas, en una bonita y espontanea sesión de fotos que nos hizo Idoia 🙂

 

 

Las temporadas que están por venir (Nuestro sueño)

¡¿Nuestro sueño?! Abrir nuevos grupos-laboratorio que quieran explorarse y compartir desde los cuerpos y vivencias propias. Y después, unirnos en red y hacer quedadas para intercambiar conocimientos, sentires y procesos.

Si, suena ambicioso, lo sabemos. Y queda mucho por hacer, y cíclicamente nos sentimos muuuuy impostoras … Aunque ¿Acaso alguien nos diría hace 2 años (cuando nos conocimos) que hoy, aquí, ahora, estaría contándote esto?

Ione me dijo una vez que para una revolución feminista solo hace falta una buena amiga. Y bueno, pues aquí estamos. Creando desde nuestros cuerpos, intentando no caer en la rueda productivista, recordando la Vida-juego y sobre todo, disfrutando mucho del proceso mientras cuidamos y atendemos nuestras ya cada vez más conocidas ciclicidades mutuas.

Si lees en euskera puedes encontrar AQUÍ este bonito reportaje que nos ha hecho Ane Labaka (un xolete) para la publicación ARGIA y que acaba de ver la luz, en el que contamos también nuestro recorrido y nuestra propuesta (y donde salen también mis dibujoooos!)

¡Ah! Y si quieres conocer nuestra propuesta de primera mano (o de primer cuerpo), te proponemos 2 opciones:

  1. Tenemos nueva fecha para hacer el taller de día completo en Lea Espazioa (Aulesti, Bizkaia, Euskal Herria), será el 20 de mayo, domingo. Por la mañana: Viviendo en cíclico (ciclo menstrual, registro…), al mediodía: riquísima comida vegeta y tiempo para conversar y por la tarde, introducción a la ginecología autogestiva. Tienes más info AQUÍ.
  2. Puedes reunir a un grupo de compas y contactarnos, estamos dispuestas a llevar nuestra propuesta hasta donde estés. Nos escribes desde AQUÍ.

 

*La ilustración de este post nos la hizo Naxara Maiztegi Jausaras expresamente para nosotras 😀


En que me ando…👣

✔El 21 de abril estaré con el grupo de Bera en la cuarta (y última) sesión del Menstru-taller. Cerraremos el proceso y veremos estrategias y formas por donde seguir caminado en esta reconquista de nuestros Cuerpos Divinos.

✔El 28 de abril estaré en Irún hablando sobre ‘Acompañar el ciclo menstrual’. Txingurri Heziketa Elkartea ha organizado un ciclo de conferencias para familias y me han invitado :D. A las 17:00 h. en el Centro cívico Palmera-Montero, entrada gratuita. ¡Venteeeeeee!

✔(Como te digo en el post…) El 20 de Mayo (domingo) volvemos a Lea Espazioa (Aulesti, Bizkaia) con la propuesta de taller de día completo sobre ciclo menstrual y ginecología autogestiva. Será en euskera. ¿Te animas? Bazatoz? Aquí encuentras mas información/Hemen daukazu informazio gehiago.

Menarquia y primeras veces

Menarquia y primeras veces

Las primeras veces siempre marcan las vivencias en los Cuerpos. Quizá, de manera más profunda y anclada que el resto de veces que vivamos una situación. Lo más probable es que ‘las primeras veces’ se queden a modo de referencia. Nuestro instinto de supervivencia (el más salvaje que vive en algún lugar dentro de nosotras) aflora para ver cómo podemos desenvolvernos (o envolvernos) en cada circunstancia, especialmente si ésta nos ocurre por primera vez. (más…)

¿Por qué abrir espacios para hablar de menstruación?

¿Por qué abrir espacios para hablar de menstruación?

Desde que inicie este viaje de observar-me (también) desde el ciclo menstrual, hace como 3 años, una de las mayores revelaciones que he tenido ha sido darme cuenta de que el mayor ‘problema’ que tenemos las mujeres, es que no nos creemos. No nos creemos a nosotras mismas, dudamos sobre si lo que sentimos es real, negamos en muchos momentos lo que nuestro cuerpo nos dice… y por ende, tampoco creemos a las demás.

(más…)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies