Maternidad: Partir del No

Maternidad: Partir del No

Antes de ponerme a teclear el proceso que me ha traído a la enunciación de este escrito (que es lo que haré en las próximas líneas), he de decirte que mi reflexión (como muchas otras) viene alimentada, nutrida, expandida (y acogida) por eternas horas de conversación con Compas de mi coñazón, y concretamente en este caso, fue en un (esclarecedor) hilo de la comunidad Soy1Soy4 en el que la cabeza me hizo boom! y pude comprender lo que (me) ocurría.

También quiero aclarar que es un tema profundamente complejo con el que se (me) abren un montón de recodos oscuros llenitos de contradicciones (bastantes de estas, poco escribibles, (me faltan palabras) además) y que la intención de este post es abrir el debate y auto-afirmar mi camino y mi decisión.

Esto de la maternidad puede parecer demasiado íntimo (en cuanto a circunstancias, bagajes, vivencias, etc.) y es por esto justamente, por lo que me parece (revolucionariamente) político que lo hablemos hasta la saciedad. Sobre todo porque es una decisión que determinará radicalmente toda nuestra existencia. Vale, si, no soy madre, pero tengo fuertes y cercanas evidencias de que esto es así.

 

Destino (único): Madre

Este año exactamente hará 21 años que comencé a ciclar. Y aunque diría que de forma consciente llevo como 18 años cuestionándome el tema de la maternidad, supongo que por género y construcción social, es algo que llevo muuuuchos más años rumiando dentro de forma no-consciente. Seguramente desde que nací y me vieron la rajita, es algo que vive en mí.

Mi relación de pareja desde hace muuuuchos años es con una mujer. Y sinceramente, creo que si no fuera por nuestro ‘ser/estar lesbianas’ y en consecuencia de que no podemos generar un bebé en una noche loca cualquiera, intuyo que ya sería(mos) madres. Durante años exploramos todas las posibilidades (en cuanto a lo técnico y también a lo emocional), luego ella decidió que no y hoy en día pues… (sigue leyendo).

En estos últimos años además, teniendo en cuenta que las treintañeras (casi cuarentañeras) de mi quinta (o cercanas) están pariendo, he visto que este gran interrogante se ha manifestado a lo largo y ancho de todas mis células, haciendo que se tambaleen mis cimientos, poniendo en evidencia la magnitud (complejidad, contradicciones y demás) de la decisión en sí.

Pienso en la cantidad de horas que abre(mos) pensado, balbuceado, hablado del tema, y en cuántas habrán sido para cualquier chico de los que iban conmigo a clase en el cole. Me siento afortunada de haber podido cuestionármelo (taaaaantooooo) con amigas-inspiración, pero pienso en qué hubiera pasado (que pasaría) si todos estos minutos nos los hubiéramos dedicado a nosotras, a cada una, y también a construir juntas esas otras realidades culturales que decesitamos.

 

Lugar (ecosistema para ello): Esta Cosa Escandalosa

Todas tenemos claro que al sistema capitalista, neoliberal, heteropatriarcal, machista… (Esta cosa Escadandalosa, vaya!) le interesa que nos reproduzcamos. Esta es “la misión” en la vida de cualquier (buena) mujer-mujer (así con copyright). Sin criaturas, la producción caería y con esto, la acumulación del capital vería mermada la velocidad de la rueda del “desarrollo”. Dicho de forma simplista, sin reproducción no hay mano de obra. Por lo que nuestra “fertilidad”, ya de base, está fuertemente enraizada en la construcción (y sucesión) ‘Homo Economicus’ que llevamos dentro.

Bajo mi punto de vista, Esta cosa escandalosa no ha generado NUNCA unas condiciones dignas para la reproducción ni para la crianza, y que decir si tenemos en cuenta el momento histórico que vivimos… Necesitamos un ecosistema (de cuidados) acorde a todo lo que esta decisión supone. “Maternar es político” que dice reiteradamente mi querida C. en redes. ¡Y la razón que lleva!

 

Idea (abstracta): El deseo de maternar

Soy consciente de la dificultad tangible de este enunciado. Sé que habrá tantas vivencias como personas (me lean), entonces me (te) pregunto: ¿Dónde está (para ti) este famoso deseo? ¿Dónde se (lo) siente(s)? ¿Cómo se (lo) siente(s)? ¿Cuándo se (lo) siente (sentiste) por primera vez? ¿A raíz de qué?

Sabiendo de la conquista que han realizado sobre nuestros cuerpos-deseos (más aun de las leídas como mujeres*), es imprescindible sospechar la relación de esto (que sentimos) con el objetivo capitalista de que la rueda siga girando “como siempre”.

No tengo respuestas claras en cuanto a esto del deseo de la maternidad. Ninguna. Lo abstracto de los sentires, de creerme, de validar(me) me tiene siempre en vilo… He sentido varias pulsiones en estos años, pero ninguna lo suficientemente clara como para decir ‘Si, quiero’.

 

Alternativa (decidida hasta que me quede sin ovocitos): Nuligestante (de bebés)

Como dato y como palabra que nos hemos agenciado para la resignificación (y para reírnos sanamente de cosas tan serias y solemnes como esta), hace poco mi querida I. fue a la gine y vio que en su expediente ponía que es Nuligestante. Es decir, que nuestra deriva ginecológica se escribe en relación a si hemos gestado (o no).

Hace ya unos años que mi decisión es no maternar. Además de que no me acabo de creer (ni de sentir) esto del deseo maternal, y de que considero que el sistema no es un ecosistema apropiado para traer (más/nueva) vida, mi vida (de adulta responsable que está aprendiendo a relajarse y a ponerse en el centro) está divertida y llena de viajes emocionantes en forma de encuentros, proyectos y escritura (¿he hablado de nuestro libro hoy? 😉 ), por lo que así, está bien.

Hay algo dentro que me dice que el famoso NO, no podrá ser “definitivo”  hasta que me quede sin ovocitos, que por más que lo tenga decidido, la opción a que finalmente sea Si está ahí. Siempre. Por lo que he decido acogerlo por medio de este enunciado: Será un NO en resistencia gustosa y decidida, hasta que sea un NO por plenopausia/menopausia.

 

Maternidad: Se puede partir del NO

La cabeza me explotó, como te decía al comienzo, el día que E. dijo que partíamos siempre del ‘sí’, y que era la deconstrucción/cuestionamiento de este SI (rotundo y con mayúsculas, tan inserto en nuestras bragas y en nuestro imaginario colectivo), lo que cada una podíamos hacer para finalmente decidir. Sin embargo, partiendo del ‘sí’, el ‘no’ es la opción perdedora, ¿¡verdad?! Si partiéramos del NO, y decidiéramos que NO, podríamos simplemente sentir validado nuestro deseo y fin del asunto.

El ciclo menstrual, el ciclo ovulatorio, el ciclo ovocitario (que es realmente como deberíamos nombrarlo dado que ovulo es como se llama cuando el ovocito SI ha sido fecundado) es la muestra de que la “fertilidad” puede dar vida y también puede dárnosla a nosotras mismas. Que podemos decidir maternar y también podemos decidir no hacerlo. Y ambas opciones son bien.

Creo que al igual que no partimos del ‘sí’ para tantas y tantas cosas que determinan nuestra realidad, aquí también deberíamos comenzar a partir del ‘no’. Porque quizá ese ‘no’, pueda darnos nuevos lugares para apostar por esos (otros) deseos que seguro que existen debajo de ese (supuesto, en mi sentir) (en)gran(decido) deseo de la maternidad.

 

Y tú, ¿Cómo lo llevas? ¿De dónde partes? ¿Cuál ha sido tu camino y tu decisión?


*La ilustración de este post es de Laura Arias.

A N S I E D A D

A N S I E D A D

Casi diría que es un instante.

Una chispa que, tras un momento cero que explota al observarlo,

vuelve a  “encenderme”.

Es un diminuto destello el que hace que comience la fiesta del famoso up estrogénico.

La (aún) suave luz-estradiol ha comenzado a brillar en mí.

 

Los abismos premenstruales y el tiempo efímero flotando en la oxitocina menstrual

quedan atrás como si hubiera sido hace décadas.

Ahora, la llama esta prendida. Más y más grande a cada rato.

Hasta que, en apenas 48 horas, el fuego que observo (y que me quema),

se vuelve inabarcable.

 

Los pensamientos se agolpan en un cuerpo que aún expulsa flujo marrón.

Las ilusiones, las cosas pendientes, las ideas “maravillosas y urgentes”,

y las frustraciones de-todo-lo-que-no-podrá-ser, se apilan una encima de la otra.

Retroalimentándose en bucle.

Perdiendo cada cual toda definición.

Uniéndose cual chicles bajo el sol de agosto.

 

Qué esa llama arda (demasiado) fuerte es mi temor:

A N S I E D A D

He sabido (me he permitido) nombrarla hace escasamente 2 ciclos.

Había escuchado antes los relatos de muchas sobre este (no)estar.

También recuerdo sentirla durante el confinamiento de hace ya un año.

En mis últimos giros-ovulatorios me he sentido incapacitada para mis quehaceres “rutinarios”.

¿Hago demasiado? ¿Demasiado poco?

Malabares en bucle sin llegar a sitio seguro entre estos dos interrogantes afilados.

La siento con fuerza (con m u c h a  f u e r z a) en la fase Preovulatoria.

Sin embargo sé, que vive en mi desde que tengo uso de razón.

Miedo al miedo. Qué la vida de susto a cada paso y que esto te haga vivir angustiada.

 

Ser suficientemente suficiente.

Llegar a todo.

Y si no, autoimponerme más y más tareas/cosas ajenas a las que llegar.

(Estímulos y más estímulos que no me da tiempo a procesar).

Exigir-me, para conseguirlo. Todo lo anterior. A la vez.

En bucle. Hasta que la llama mengua por el (últimamente tan ansiado) poder progesterónico.

 

Se me anuda el diafragma.

El pecho parece de hierro armado.

Dejo de poder respirar.

Me encojo. Respiro peor.

Agotamiento profundo. Cansancio extremo.

Y otro nuevo pensamiento-idea-frustración-exigencia. Otro estímulo.

En bucle. Hasta que me voy a pasear, o hago taichí, o escribo en mi diario.

 

Alivios temporales, sin embargo.

Sobre todo, teniendo en cuenta que somos muchas (tantas…) las que aquejamos de esto.

Las que ardemos en nuestras propias frustraciones, exigencias y enfados. A las que la llama nos consume.

(Al hablar de esas Otras, que quizá también me leéis, aún y todo me siento brutalmente privilegiada. Pero hoy, ahora, no quiero seguir alimentando esto que alimenta el bucle…)

 

Hoy escribo para dejar de temer.

Para aliviar con agua de mar las heridas de este fuego común.

Porque no es justo que tantas y tantes nos vivamos ardiendo en nuestras tripas.

Cada ciclo. Cada fase. Cada etapa.

Cada vez que salir a un mundo creado para Ellos, se nos queda grande/incomodo/doloroso/demasiado/…

 

Y podría decirte que encontraremos las herramientas para aprender a canalizar-la(nos), a contener-nos (juntas),

(cosa que también hare/haremos),

pero joder, el mundo-sociedad no debería de dar tanto miedo.

Nunca una chispa que anuncia renacer, energía, ilusión, folículos-vida estimulándose,

debería verse absorbida por el estrés de la precarización de la vida.

 

22 de marzo del 2021. Preovu día 5.

 


*La imagen de este post es de Elvira ilustra

**En el anterior artículo te contaba que mi Casa-Blog quiere ser comunitaria. Si te animas a escribir algo, AQUÍ tienes los parámetros. Si tú también tienes (o has tenido) ansiedad, puede ser un temón 😉

No queride, no soy ‘La Perfecta Menstruante’

No queride, no soy ‘La Perfecta Menstruante’

Me he dado cuenta de que esto de ‘la hegemonía menstrual’ que te contaba hace poco, no es únicamente algo teórico. Desde que divagamos (y nos clareamos) en la comunidad Soy1Soy4 sobre este tema, y desde que escribí el post sobre ‘Cultura Menstrual normativa’, he seguido pensando en esto, y también he recordado vivencias que me han hecho preguntarme: ¿Por qué hay personas que piensan que por difundir cultura menstrual, yo soy una top del tema en mi cuerpo? ¿Qué ha podido ser lo que les haya llevado a sacar conclusión?

No, no, no queride. Ni de coña soy la perfecta menstruante (termino-flecha que acuñó Erika Irusta en este artículo), y más te diré: la menstruante perfecta no existe. Obvio. Lo sabes. Pero, ¿así te vives? Yo no. Obvio. La perfección me persigue desde niña y sigo dando pasos hacia ese ‘aceptar’ mis imperfecciones reconociendo mis límites y limitaciones, mientras que pongo en valor (y al servicio) mis dones y talentos.

“A ti seguro que no te duele la regla”, “Bah, tú en eso sabes cómo gestionarte”, “Seguro que tu controlas todo”… Han sido frases concretas que se me han quedado clavadas, y otras muchas veces han sido miradas que dicen más. Sin por supuesto querer hacer sentir mal a nadie y más bien realizando un ejercicio de autocrítica (las normatividades y prejuicios se nos instalan dentro tan rápido que da miedo, y a veces, una se sube a pedestales sin saber cómo ha llegado ahí), vengo a contarte como es la realidad de mis fases ahora, en estos últimos ciclos. Porque si algo voy aprendiendo también, es que la ciclicidad no implica ‘conocerse’ una vez y fin, va de no perderse de vista nunca:

 

MI MENSTRU

No me duele la menstru. Si, esto es verdad. La sangre suele llegarme suave y en el último ciclo tuve una revelación: Me sentía tan en calma que sentipense que, una menstruación sin dolor es el mejor estado del alma. B me dijo que esa sensación se parecía a la oxitocina del embarazo. Y yo, sonreí.

Me siento una suertuda con esto. Y aunque pueda leerse como un privilegio, tenemos que considerarlo un derecho. Antes me dolía más. Mucho más. Quizá sea el proceso que sigo de escucharme de forma activa. Intuyo que tiene que ver. Quizá sea la copa menstrual y también las compresas reutilizables hechas con amor por compas bonitas. Seguramente sea un poco todo.

En cualquier caso, dejo por aquí escrito que si le duele a une, nos duele a todes. Y que a veces, como te cuento a continuación, el ciclo menstrual duele aunque la sangre al llegar no lo hago.

 

MI PREOVU

En esta última temporada estoy odiando esta fase. Hemos sido muy amigas hasta que me he dado cuenta del espiditismo (de speed = velocidad = estrés) al que me llevan los estrógenos en esta primera fase del ciclo, y a veces, incluso cuando aún asoma algo de sangre marrón-final.

La manifestación de fantasmas auto-críticos se pone en marcha y asoman la insuficiencia, la rectitud, la velocidad, y sobre todo la impostora. Una impostora que insiste una y otra vez en que no hago lo suficiente. Y en que todo lo que hago, está mal. Fatal. Mal. Muy mal. Todo malamente.

Entonces, con esta bulla dentro, se me empiezan a contraer las tripas y cuando se me ocurre respirar, observo disgustada la bola de ansiedad que tengo en la boca del estómago. Procuro irme al monte o a dar un paseo, sin embargo, esta (imprescindible) gestión suele resultar una ‘pérdida de tiempo’ para el entrenador de gimnasia que llevo dentro. Y el bucle sigue, y el diafragma se convierte en una bola gigantesca que palpita muy fuerte. Y subo en picado a los infernales ‘abismos preovulatorios’.

 

MI OVU

Hasta hace un poco mi Compa I y yo nos reíamos mientras afirmábamos conspirando que esta fase era un mito (o un timo). Que ni libido, ni mujertez, ni nada de nada. Que nosotras no compartíamos ninguna de las características del arquetipo. Además, desde que supe nombrar mi cuerpo/mis fases, descubrí que he vivido los primeros 15 años de mi ciclicidad en esta fase de forma perpetua (cara al público siendo impertérritamente-simpática-todo-el-tiempo), por lo que sé, que desde que le puse nombre (y en consecuencias, existió), me cae bastante mal.

Aunque como decimos en la asociación Ara!Gorputz: “La ovulación es la cuestión”, y ovular es lo más importante para el ciclo menstrual pueda ser, el princesismo, la moñeria, la maternidad como máxima expresión de/en la vida, ese mujer-mujer que se asocia con esta fase me siguen chinando mucho, y aunque aún no he descubierto en su totalidad cómo se expresa este comienzo de la progesterona en mí, la calma que siento es muy aligerante después de varios días de exigencia máxima. Ah! Y últimamente me estoy encariñando con mi libido 😉

 

MI PREMEN

Es mi fase estrella. Pero vamos, que me dicen esto hace 5 años y me rio yo en la cara de quien osara decir semejante barbaridad… Una vez más, cuando supe de la existencia de este momento en el ciclo, y pude nombrar-me, sentí una profunda liberación. ¡Seguramente es la epifanía máxima en toda mi vivencia como cuerpo menstruante! Me ayudó mucho saber (además) que, había/hay más compas que lloraban cada mes, que había más compas que tenían cientos de dudas existenciales en esta fase, que había más compas que no entendían porque antes de que la sangre llegue, su vida se convierte en un auténtico tormento abisal. Poco a poco comencé a reconciliarme con la progesterona, e incluso a abanderar el club de las que consideramos que decesitamos un mundo (mucho más) progesterónico.

Sigo aprendiendo a fluir con/en esta intensa fase. Me parece un camino súper complejo. Somos unas valientas aprendiendo a vivir desde/con esta hormona en un mundo hiperestrogenizado. Es duro bajar a los abismos y ver las heridas que desbordan. Es jodido dolerse con lo propio y también con lo ajeno. Es terrible encontrarse sola transitando esto.

Quizá justo estas sean las claves que he descubierto para vivir-me (más) en calma cuando el ciclo va terminando: Saber que atendiendo los abismos encuentro tesoros, empatizar solo hasta donde pueda acompañar y estar acompañada de cómplices que entienden el idioma Balleno y que sostienen las cuerdas en esta espeleología mensual.

 

¿Y TÚ?

Como ves he utilizado las 4 fases arquetípicas-típicas para el relato. Sin embargo, sigo en la búsqueda de más, de otros y otres arquetipos que habitan en mí, y que al igual que los estados hormonales, tienen sus luces y sus sombras, sus límites y sus dones.

Y también como ves, no soy la perfecta menstruante. Ni de coña. Tampoco quiero serlo. Si de algo me he dado cuenta en este tiempo es de que, la perfección-exigente y la alegría-espontanea no suelen ir de la mano. Y si he de elegir quien quiero que me acompañe a vivir una vida que merezca, sin duda, me quedo con la alegría (de la imperfección).

Me encantaría saber cómo vives tus fases, y cuáles son las ‘perfecciones arquetípicas’ que has notado en ti, o que te han comentado. ¡Para no crear nuevas hegemonías, necesitamos todos los relatos! ¿Nos cuentas?


*La imagen de este post es un dibujo realizado con sangre menstrual por una servidora. He actualizado la Galería, en donde puedes encontrar este y otros muchos dibujos-(espero) inspiración.

Cuerpos Menstruantes (y lAs TERF)

Cuerpos Menstruantes (y lAs TERF)

Me ha costado 4 meses escribir este artículo. He tenido la paciencia de convertir el fuego-susto en letra. Y ha sido gracias a muchas lecturas y a las reflexiones-oro de/con Compas-cómplices lo que me han animado a ponerme a teclear.

El objetivo de este texto es posicionarme. Todo lo clara y rotundamente que pueda sobre las realidades trans. Eso sí, antes que nada (y por si no quieres seguir leyendo) diré que: Los derechos de las personas transexuales son derechos humanos y por tanto, se defienden.

 

La cultura menstrual (ubicada) y los retos

Si no he hablado antes de este tema ha sido porque yo difundo cultura menstrual “desde mi”, y no soy trans (soy cis). Por tanto, no siento (ni tengo) el derecho de suplantar estas (tan necesarias) voces. Sin embargo, en todos los talleres y encuentros he planteado el tema como uno de los retos que tenemos que acoger, nombrar y visibilizar.

Así, y desde este ubicar-me que realizo al comienzo de todas las actividad en la que haya participado, he dicho que hablaré de cuerpos menstruantes y/o de mujeres. Utilizando ambos términos desde una misma posición. Sin ir más lejos desde la mía, porque: ¿Cuántas veces me abre preguntado (sin demasiado éxito con las respuestas), “que significa ser mujer”? Si para algunas cis como yo es una pregunta compleja, imagínate para una mujer trans…

 

El acontecimiento

En octubre me contrataron desde Laia Eskola para dar un taller sobre menstruación en formato on-line. El primero en este formato. Dije que si por experimentar el reto de la virtualidad, aunque ya desde el comienzo, el no tener los cuerpos “presentes” me dio bastante vértigo.

Comenzamos la sesión privada, y para mi sorpresa vi, que de entre las 20 compas asistentes, unas 5 tenían la cámara desactivada. Al poco de hacer mi posicionamiento político (perspectiva cíclica anticapitalista, ecofeminista y bla-bla-bla) y de haber dicho esto de que utilizaría los términos de “cuerpos menstruantes” y “mujeres” de forma univoca, una de las “compas”, de las que estaba con la cámara apagada, pidió la palabra para decirme que no le parecía bien, que sino usaba única y exclusivamente el termino mujer, estaba alentando al borrado de las mujeres.

Suelo (lo procuro al menos) ser transparente en la vida y también en cada evento, por lo que le conteste que yo no tenía una posición ubicada porque no conocía esta realidad de cerca (me he cagado en esto varias veces, pero ya paso… y además, ¿acaso seguimos creyendo que por ser feministas tenemos todas las respuestas a los grandes retos que se nos están presentado?), y que por tanto, nombraba el reto para visibilizarlo. Se calló. Pero al final de la charla, tomo otra vez la palabra (sin encender en ningún momento la cámara) y volvió a repetir lo del borrado de las mujeres y tal… Si te digo la verdad, no le di más importancia hasta que esa misma noche la organizadora me envío el hilo de twitter en el que me habían hecho una hoguera.

Que si era una misógina, que venga y dale con el borrado, que si solo menstrúan las mujeres… un montón de lindezas que me pusieron el cortisol por las nubes. ¡Menos mal que no tengo twitter, amiga! Y, sobre todo, menos mal que tengo Compas-amor que me sostuvieron sin dejarme entrar en la absurda guerra del tuit!

 

LAs TERF

Esa semana descubrí lo que significa TERF: Acrónimo del termino en ingles Trans-exclusionary radical feminist, que significa “Feminista radical trans-excluyente”. Conste que son ellas las que se nombran así…

¿Acaso estas mujeres-mujeres (porque las demás debemos de ser de otras categorías), o Mujeres©, como dice Brigitte Vasallo, han olvidado que el feminismo/los feminismos es/son una herramienta para visibilizar las opresiones (y procurar aligerarlas), para que juntas caminemos hacia una vida que merezca ser vivida para TODES?

No diré más sobre esto. Ni sobre ellAs. Eso sí, te recomiendo que veas este video de Irantzu Varela sobre la ley Trans, en el que pone los puntos sobre las íes y en el que desmonta cada uno de los argumentos que suelen utilizar las TERF (¡dale al play, que yo te espero aquí!).

 

El abono que he sacado de la mierda

Como lombricilla que soy y estando acompañada de otras lombrizakas como estoy (especial agradecimiento por el arrope y el manantial de recursos que mi lehengusina P. me ofreció), y pasado el susto de ver cómo puede una convertirse en trending topic así de un momento para otro, me puse manos a la investigación, para desarrollar un posicionamiento claro y contundente. Porque en realidad ya hacía tiempo que debía haberlo hecho (cero justificaciones más, la vida y este precario proyecto dan para lo que dan), sobre todo porque las vidas y procesos de las personas trans importan (y de paso, por si asoma alguna otra de estas mujeres con copyright…).

Entonces, conclusión uno: Seguiré diciendo Cuerpos menstruantes. Porque hay mujeres que no menstrúan (además de las mujeres trans, están las que transitan el climaterio o viven en la plenopausia, las que han vivido una histerectomía, y un largo etcétera de otras posibilidad de mujeres no-menstruantes) y hay personas de otras identidades que sí lo hacen (como hombres trans, o personas de género no binario).

Y conclusión dos: Si me topo en el camino (¡ojala!) con algún cuerpo menstruante no-hegemónico, escucharé con los ojos bien abiertos y los oídos atentos. No hay otra forma de cuestionarnos los privilegios, y hacerlo, es de vital importancia para seguir construyendo un mundo en donde quepamos (a ser posible gustosamente) todes.

 

Recursos para seguir cuestionando (nos) nuestros privilegios como cis

Si quieres indagar en este temazo, además de los recursos que te he dejado linkados en el texto (todos súper recomendables), aquí tienes algunos más:

 

Sigamos construyendo Vidas dignas de ser vividas para todes. Y tú, ¿te habías planteado el tema?

¿Nos compartes algún recurso más?


*La maravillosa ilustración de este post es de Zinteta

De heridas que se tornan cicatriz

De heridas que se tornan cicatriz

La herida, (desde donde (aprendemos a) nos nombramos con la Coñoescritura),

que ha sangrado sudor y tinta durante premenstruales solitarias,

ahora, está contenida.

Son ya unos años de ir acercándome a Ella, sabiendo que está ahí, aquí.

Desde hace un tiempo practico con teclear (sin)-sentido, y con la brisa de palabras cómplices,

también con enfadarme como una mona por querer ser de otra(s) manera(s).

Guareciéndome en mis tormentas, alimentando así, el infinito bucle de inseguridades.

Son ya unos años de mal-decirla, de seguir con la arqueología de vivencias y vísceras,

de rascar hasta aburrirme (de m)i.

De subir al infierno con cada pico de estrógenos,

y descender al más oscuro cielo en cada bajada de progesterona.

 

En este último tiempo veo la brecha,

y la visualizo Cicatriz.

Soy capaz de nombrarla sabiéndome imperfecta.

Soy capaz de oírla cuando demanda contención. Y de, casi siempre, atenderla.

Incluso me atrevo a dejar por escrito que, a veces,

siento una calmada-compasión por Ella. Y por mí.

 

Si hecho la vista hacia atrás, unos pocos años siquiera,

y sé que nada de esto hubiera podido ser sin que alguien (o más bien alguienes),

[gratitud profunda a cada una de vosotras desde aquí]

me hubiera(n) validado.

Diciéndome que sí, que me creían (que me creen),

que lo que sentía (y siento) era normal, y que esta(ba) bien así.

Que, en muchas ocasiones ellas también lo sentían (y lo sienten).

Validar. Validarnos. Validarme. Es una palabra hermosa.

 

“Bajar al cuerpo era esto”-pienso.

Depurar algunas heridas, dejar secarlas al aire y con paciencia otras.

Observarlas mientras se convierten en piel renovada.

Acompañada de otras, y (siempre) de una misma.

 

Siento esta mía cicatrizando con una única capa de piel.

Fina como el pétalo de una flor blanca.

Si miro atentamente, veo con nitidez la sangre de mis venas correr debajo.

Volverá a abrirse decorando algun(os) momento(s) más en mi vida.

No tengo duda de que ocurrirá.

Porque (me guste o no) es parte de mí y de mi historia.

Y (La) lloraré de nuevo (y espero que de nuevas),

me volveré a doler en (y con) Ella, y cicatrizará nuevamente.

Esta siguiente vez, eso sí,

el botiquín pertinente completado con agua salada de Isla Ternura,

conversaciones cómplices durante una tarde soleada de invierno,

y algún otro mecanismo-caricia (aprendido por el camino) más,

estará en total disposición.

 

Ya no tengo miedo a sangrar. Ni real, ni metafóricamente.

Porque sé, que puedo compartir mis derrames y derrotas de tonos grises, y

porque tengo la certeza, de que también habrá quien querrá bailar conmigo en las nubes anaranjadas.

 

21 de enero del 2021. Premen día 21.


*La imagen de este post la titulé «Heridas». Sangre menstrual y pintura acrílica sobre papel acuarelable. Puedes ver otros dibujos-experimento en La Galería.

¿Cultura menstrual normativa?

¿Cultura menstrual normativa?

Comienza el 2021. Un año al que se le están poniendo muchas expectativas. Como leía el otro día, “no odias el 2020, odias el capitalismo”, y este, no va a desaparecer por mucho que cambiemos de año. No Señoras, lo siento, pero no.

Considero que está en manos de todas, de todes, de todos, girar la rueda hacia otras formas de organizarnos que nos permitan vivir con alegría, desde la Alegría. Decesitamos construir (como mil veces he dicho parafraseando a las Compas Mesoamericanas -de Abya Yala) Vidas (con mayúscula) que merezcan ser vividas.

Tengo un listado de temas que quiero agarrar durante estos renovados (o eso quiero creer) 365 días. Temas que me quedaron pendientes, de los cuales sigo recabando información y preguntando-me bien hondo la forma de traerlos a palabras. Tengo prioridades, lógico. Y tengo también unas Compas cómplices con las que construir nuevas preguntas y generar respuestas (que bendición esto, joe!).

Hoy te traigo una reflexión, que aunque llevamos tiempo haciendo, me preocupa de sobremanera, y que mi querida prima P. puso el otro día encima de las mesas de varias redes sociales-virtuales: La Cultura Menstrual se está convirtiendo en algo mainstream, en algo popular (en el peor sentido de la palabra), y ya hace un tiempo que esta siendo manido (y ensuciado) por las asquerosas manos del capitalismo.

 

Capitalismo usurpador y devorador

Es sabido que el capitalismo todo se lo come. No importa que sea por medio de un feminismo convertido en camisetas de esa marca que empieza por Z y acaba por “ara” que bien conoces. No importa que sea promoviendo copas menstruales desechables (sí, sí amiga, hace ya un tiempo que existen). No importa que sea «invitándonos» a donar óvulos contándonos que somos super solidarias y unas heroinas (TW: el artículo enlazado es duro de leer, pero muy necesario). No importa que sea por medio de plantar (a modo de escaparate) Nuestra-Criatura libro en esa otra gran corporación que empieza por A y acaba por “mazon” (igual de flipada que tú nos quedamos las autoras).

El sistema caníbal en el que ponemos nuestros cuerpos día si y día también, está siempre al acecho, escondido detrás de cada puerta esperando el momento para capitalizar lo que sea que propongamos. Deseando devorar y re-colonizar una y otra vez nuestros cuerpos y vidas. La resistencia está muy chunga, y estar atentas a esto, saber que esto ocurre a cada instante, me parece lo primero que podemos hacer.

 

La Cultura menstrual está bien rica

Obvio que esto que venimos llamando Cultura menstrual no iba a quedar fuera del menú que se quiere comer (y que se está comiendo) el capitalismo. Por ello acontecemos (atónitas, tristes y enfadadas) a una gran oleada de proyectos, plataformas y movidas que nos indican (de base y de fondo) cómo menstruar maravillosamente, con sangre que se convierte en purpurina y siendo la identidad mujer la única «digna de» menstruar (de esto te hablaré en otro post que tengo pendiente). Las fases que venimos usando como arquetipos orientativos y como tendencia, se están convirtiendo en hegemonía, y esto querida, es realmente grave.

No tienes que ser super productiva en Preovulatoria, puedes odiarla porque los estrógenos te hinchan de ansiedad. No tienes que menstruar de forma “regular”, ni ser una princesa chorreosa de libido en ovulatoria. NO. Tampoco tienes porque vivir tu ciclo de forma “positiva” y por supuesto que, bajo mi punto de vista y vivencia, no tienes que hacer nada más que adoptar esta perspectiva cíclica como (una) forma de conectar con tu cuerpo.

 

Un peligro que veíamos venir

Erika lleva tiempo advirtiendo-nos de que no existe la perfecta menstruante, y la menda, pues también (aquí puedes leer el artículo de “Como tu ciclo menstrual es resistencia anticapitalista”). No hay nada que vaya a servirnos relacionado con el cuerpo ni con los cuerpos en relación, a menos que esté bien arraigado en el contexto socioeconómico y cultural en el que vivimos. Es decir, no habrá cultura de cuerpos, ni de cuidados, ni menstrual, ni de nada novedoso, a menos que tengamos bien presente (y todo el tiempo) las aguas pantanosas en las que nadamos.

Sin embargo, por mucha advertencia que tuviéramos, sabíamos que esto pasaría, que cuando algo se hace más y más visible, llega el Homo Economicus y nos los guarrea todo.

 

¿Y qué hacemos?

Como divulgadora (o lo que sea que soy) de Cultura menstrual, este tema me preocupa mucho. Mucho. Desde la autocrítica diré que pocas veces me siento en paz pensando en si estaré mirando todo esto desde suficientes prismas.

No sé bien qué podemos hacer. Esta es la verdad. No tengo las respuestas para frenar al capitalismo, y planteármelo siquiera ya me parece una (auto)exigencia brutal. Por lo que partimos de la base de que no cambiaremos el mundo. Sin embargo sí podemos mantener algunas ideas presentes para seguir siendo resistencia-tierna (y ojalá este 2021 consigamos ser Resistencia-Tierna-Juguetona):

  • A veces, la mayoría por desgracia, aconteceremos a la desolación de ver que nos han en-mierdado nuestro rico pastel. Nos surgirán contradicciones y tendremos que negociar con nosotras mismas y con el entorno. Acoger la rabia-pena (o las emociones que te surjan) es siempre bien. Puede ser además que algunas de estas te den gasolina para seguir.
  • Si ya has realizado un viaje (o varios) por tu ciclo menstrual y eres de la que lo cuenta con emoción y entusiasmo, ten presente que las fases que tú vives no tienen que ser las que otre viva. A veces se cruzan, otras, aparecen nuevas fases que podemos observar con curiosidad. Hay tantas formas de ser cíclicas como cuerpos menstruantes. No olvidemos esto.
  • Además, puedes encontrarte con personas que tengan ciclos diversos, que no ciclen en este momento o que no van a ciclar más. De esta diversidad solo podemos (y debemos) hacer una cosa: abrir bien los ojos y los oídos, escuchar, empatizar y aprender.

 

Conexión contigo, igual a espíritu crítico

Y pase lo que pase, hablemos de ciclo menstrual, de economía, de cualquier-cosa-que-suene-molona, mantén ese espíritu crítico que vive en ti. Nútrelo, comparte(te), contrasta, confronta. Esta conexión contigo, con tus procesos, con tu historia personal, con tus relaciones… es la que más pistas te dará sobre Tu verdad. Una verdad que puedes descubrir cíclica y cambiante, por supuesto.

No es tiempo de gurus ni de gurusas, no hay nadie que tenga ninguna verdad absoluta, no hay información “completa”, por lo que estar siempre alerta (si, esto cansa un ovario, lo sé) dándote (por supuesto) tus propios tiempos de (auto)investigación y reposo, es seguramente lo más que podemos hacer para mantenernos siendo resistencia-crítica-tierna (y divertida ¿? ¿Cómo se hace para estar en esta brecha mientras nos divertimos? Espero tu respuesta en los comentarios :p).

 

Te necesitamos, nos necesitamos ATENTAS para que sigamos creando juntas Cultura Menstrual enraizada en el contexto donde habitamos, y que esta se mantenga de forma bien-bien crítica.


*Desconozco la autoría de la foto de este post.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies