Aquí, hoy, iba otro texto, unos sobre como los lodos, estar en ellos, es/son transformadores.

Sin embargo, hoy, 10 de junio, es también luna nueva.

Termina el tiempo entre eclipses. Termina (de momento) este tiempo de purga.

Y con ello, he pensado que capitular, era mucho mejor que seguir contándote mis pajeos.

Termina el curso escolar, y con ello, como ya te he contado en otras ocasiones,

e incluso no teniendo los 2 mesazos de vacaciones,

algo se cierra. Algo se termina. Algo, que es profundamente cíclico,

ha terminado de completar una nueva vuelta a la espiral.

He mirado los títulos de los artículos que he publicado en este rarunísimo curso 2020-2021.

Estos 15 textos me sirven para recordar mi camino.

Me sirven para saber por donde he andado durante estos últimos 9 meses.

Quizá, en realidad, cada vez que acaba un curso, volvemos a nacer-nos.

Un resumen de los textos…

[Puedes leer cada texto en el link que encuentras al final de cada párrafo]

Comencé contándote lo raro que fue el verano y lo inusual del volver a comenzar en plena pandemia. Tenia tantas dudas… fue un verano tan jodidamente extraño. Suspendimos viajes, encuentros, cayeron ilusiones y con esto, las posibilidades de tacto, alegría y distensión, se nos acotaron drásticamente. [De veranos raros y comienzos inusuales. Septiembre 2020]

De ahí, volví a insistir-nos en que ante el grito violento del ‘sálvese quien pueda’, solo las redes conjuntas nos sostendrían de verdad. En todos los niveles. Aún seguimos sin saber la magnitud de todo lo que estamos atravesando con esta pandemia, sin embargo, si en la era pre-covid ya estaba bastante claro, ahora el asunto es transparente. [Sálvese quien pueda o redes conjuntas. Septiembre 2020]

En octubre pude (por fin!) anunciarte lo que llevábamos meses (años en realidad) gestando. Nuestro libro llegaría a mis manos en diciembre, y antes, quise escribir el proceso entero y compartirlo contigo. Porque como en casi todo, si el ‘producto final’ mola, el proceso de creación es también interesante. Esta siendo una experiencia brutal. Los feedbacks, las presentaciones, el arrope cercano, y lo que te contaré morena! [DAI: El libro. ¡Nuestro libro!. Octubre 2020]

En noviembre baje a los abismos a ver que quería contar mi ovulatoria. Observe un miedo primario que aguardaba ser dicho. Ese que teme la ausencia de carne, cuerpos y alegría. Anote la idea de los Posibles que en los meses siguientes sería digna de obsesión, y de muchas conversaciones con mis Compas-queridas. [Coñoescritura ovulatoria (en pandemia). Noviembre 2020]

Fue en noviembre y diciembre cuando me anime a poner en palabras lo que quería decir con esto de los Posibles. Esos que aunque se nos habían acotado, podían ensancharse por otros lugares. Esos que aunque venían a oprimirnos (más) podíamos resistir juntas. [Lo que se nos esta perdiendo, y los posibles (Parte 1) / (Parte 2). Noviembre y diciembre 2020]

Cerré el año como es habitual por aquí, con las perlas-inspiraciones del 2020. Este post no necesita presentación, si quieres recursos guapos de gente guape, entra e inspírate. [Inspiraciones 2020. Diciembre 2020]

Enero comenzó fuerte con algo que tenía muchas ganas de cuestionar (y de cuestionarme). “Las Culturas nuevas” tienen el peligro de volverse rápidamente dogma. Es responsabilidad de las que difundimos estar muy atentas a esto, no vaya ser que nuestras alternativas se conviertan en hegemonías (como esta pasando). [¿Cultura Menstrual normativa?. Enero 2021]

Después, volví a compartir un Coñoescrito. Aunque son los textos que me mas me cuestan, siento que son imprescindibles para bajar al cuerpo. En este te contaba sobre una (vieja) herida, que estaba en ese momento viendo como se convertía en cicatriz. [De heridas que se tornan cicatriz. Enero 2020]

En octubre del 2020 viví un feo episodio en un taller virtual. Fue una vivencia que me dejo unas semanas con el culo torcido. Poco a poco fui transmutando toda la rabia acumulada (por este y otros sucesos), y en febrero del 2021, decidí publicar sobre los Cuerpos Menstruantes y las Terfs. En este articulo, además de la vivencia y las reflexiones, también encuentras un montón de recursos para sacarnos de adentro la transfobia. [Cuerpos Menstruantes (y lAs TERF). Febrero 2021]

A finales de febrero seguía dándole vueltas a los dogmas que, sin así quererlo, creamos. Y desde aquí, escribí sobre mis imperfecciones como cuerpo menstruantes. Validar lo que sentimos, y no encajar en nuevos trajes (por muy brilli-brilli que sean) es lo que yo siento revolucionario. [No querida, no soy ‘La Perfecta Menstruante’. Febrero 2021]

Con marzo llego una invitación, que aunque no ha tenido mucho éxito (ejem, amigis que me habéis medio-prometido textos… sigo espeeeerandooo), sigue vigente y en pie. Yo descubrí mi escritura en un blog comunitario, y es desde ahí, que me encantaría descubrir la tuya. Encuentras los parámetros de publicación en el artículo. [Blog comunitario: ¡Vente a escribir (e inspirar)!. Marzo 2021]

La primavera llego y con ello, sentí la necesidad de compartir lo que me estaba aconteciendo. Ansiedad, en mayúsculas. Fue un alivio poder poner palabras a lo que me estaba pasando, y sobre todo ver que vosotres, que también habíais sentido o estabais sintiendo lo mismo, estabais ahí, en los comentarios, en mensajes personales, en cariño colectivo. [A N S I E D A D. Marzo 2021]

El cansancio de los meses de curros intensos se iba notando en mi cuerpo cuando decidí, por una parte pasar de escribir 2 post al mes a 1, y por otra poner en palabras este ‘nuevo’ concepto que tanto (y tan bien) estamos practicando. La autoexplotación (más allá, o mas acá de la más conocida explotación capitalista) esta poniéndose de moda, y estar atentas, es un muy buen primer punto. [Autoexplotación: No lo haga(mo)s. Abril 2021]

Y como ultimo texto, te compartí una reflexión que diría tiene el origen más antiguo en mi existencia. Las decisiones hacen que tomemos los rumbos, y los rumbos son los caminos que decidimos para la Vida. [Maternidad: Partir del No. Mayo 2021]

…y algunas otras cosas para capitular

Además del recorrido por las letras, quiero dejar por aquí algunas de las cosas molonas que me han pasado durante estos 9 meses: Desde la asociación Ara!Gorputz hemos llevado a cabo el programa ‘Menstruación en los coles’ (Hilerokoa Eskoletan en euskera) financiado por la Diputación foral de Gipuzkoa (y nos la han vuelto a conceder para seguir con ello el curso que viene!!) , y también hemos estado dinamizando un regalazo de proceso en la ‘Escuelita de Economía Feminista’ en Oiartzun (Gipuzkoa), financiado por MunduBat.

Sigo coordinando Olatukoop (la red de Economía Social y Transformadora de Euskal Herria), rodeada de personas y proyectos cooperativos revolucionario. También coordino el equipo de dinamización de la comunidad Soy1Soy4 formado por mis queridas Guardianas, y en enero estuve llevando un curso sobre economías en esta plataforma. Estoy rodeada de gente muy bonita y me siento profundamente agradecida por ello.

Ha sido un curso impresionante. Y ahora que lo escribo, veo que la cosa ha estado bastante completa. Así que… Me merezco un verano de categoría. Lleno de alegría, aguas de todo tipo en donde poder sumergirme, prados y playas de todos los colores en donde poder tumbarme, tardes de conversaciones estimulantes entre Compas y birras, y noches despejadas para observar las estrellas.

Eso mismo (o lo que sea que a ti te de placer, alegría y gustosismo) es lo que te deseo.

*La imagen de este post está hecha con sangre menstrual. Puedes ver más dibujos-experimento en La Galería.